Panamá, Uruguay, Islas Caimán…. Villarejo logró crear un auténtico entramado financiero en el Caribe con el que, según la Fiscalía, habría conseguido lavar varios millones de euros. Ahora, Estrella Digital ha localizado una nueva empresa relacionada con el comisario jubilado en República Dominicana. Se trataría de Teresa de Carmelo Corporación Inmobiliaria, dirigida por Rafael Redondo Rodríguez y cuyo objeto social es “promover, desarrollar e invertir en empresas comerciales e industriales, agropecuarias, turísticas, sociedades financieras o bienes raíces, bancos o de cualquier otra naturaleza, permitidas por la ley”. “La compañía podrá además adquirir por compra o cualquier medio, retener o vender, permutar, transferir, dar en prenda, disponer de o realizar acciones y obligaciones sus propias acciones o bonos u otras obligaciones así como cualquier otra actividad relacionada o conexa”, continúan los estatutos. Curiosamente, estas competencias son muy similares a las que Redondo se atribuyó en Stab International, compañía radicada en Panamá de la que era apoderado, tal y como publicó este diario. Según fuentes cercanas a la investigación, el nombre de la empresa dominicana podría ser un guiño al hermano del propio Villarejo, sacerdote de la Orden de los Carmelitas y que estuvo destinado durante la década de los 80 en países de América Latina, como Argentina. Precisamente allí, el hermano del comisario trabó una gran amistad con el matrimonio formado por Andrés Beloso y Raquel Serna, quienes, a su vez, se vieron involucrados en los negocios del policía en Uruguay. De esta manera, Beloso y su esposa viajaron a Uruguay a comienzos de 2013 para comprar el hotel “Pierre” (antes Don Pepe) ubicado en el barrio residencial Cantegril de Punta del Este, propiedad de Villarejo y dirigido por su hija Laura, quien apareció en el programa Andaluces en Uruguay en 2010 en un programa sobre el complejo turístico del comisario, que todavía puede verse en el canal de Youtube de Cenyt Mercosur.Según explicaba la hija, ella es natural de Córdoba y llevaba alrededor de año y medio en el país.“La idea de crear el hotel vino de mi padre. Él estuvo en Marbella y le gustó muchísimo lo que es el Don Pepe del Gran Meliá. Como él también se llama Pepe pues la idea era traer un poquito el aire andaluz. Yo estaba por aquel entonces trabajando en Suiza, me llamó mi padre y me dijo que le debía unos cuantos favorcillos y aquí estoy”, reconoce Laura Villarejo.  Para la venta, el comisario empleó las empresas Topy SA y Pierre SRL, que fueron transferidas a la pareja a cambio de unos tres millones de euros, dos de ellos a través de inmuebles en Madrid y Málaga y el millón restante en efectivo. La operación consistió en la compra del paquete accionario de Topy SA, como propietaria del edificio, y las cuotas sociales de Pierre SRL, como operadora del hotel. Sin embargo, las relaciones pronto se truncaron. Beloso denunció que nunca llegó a recibir el paquete accionario a pesar de haber formalizado los trámites en el Banco Central del Uruguay. No son las únicas empresas que el comisario ha controlado en Uruguay. Según la investigación Tándem, el policía habría blanqueado cerca de 1,5 millones de euros a través de sus mercantiles en este país y que canceló cuando el presidente José Mujica anunció su decisión de que ese país dejara de tener el carácter de paraíso fiscal. Concretamente, Villarejo creó las sociedades Financiera Omerán S. A. y Financiera Uruplan S. A. el 27 de diciembre de 1989 y las cerró el 14 de octubre de 2011 pasando a denominarse Inversiones Estratégicas Sensibles y Global Sinapsis Investment S. L., respectivamente.  Además, según las investigaciones, se cree que desde la propia Cenyt Mercosur, filial de Cenyt, la principal compañía de Villarejo, se pudieron introducir de manera irregular, alrededor de 20 millones de euros en España, desde Uruguay a Estepona (Málaga). Según la web de la compañía, Cenyt Mercosur es una consultoría inmobiliaria internacional especializada en el asesoramiento y promoción en inversiones inmobiliarias europeas en Uruguay. Cuenta con oficinas centrales en Madrid y delegaciones en Montevideo y en Punta del Este. “Entre sus clientes, Cenyt Mercosur cuenta con promotores inmobiliarios, que buscan suelo donde construir sus promociones residenciales, con preferencia por Montevideo o la costa, pero también con capacidad para estudiar otros proyectos, siempre que exista una demanda para las viviendas”, detalla la web. Una vez más, Rafael Redondo figura como director de Cenyt Mercosur en la A través de una laboriosa investigación, la Fiscalía Anticorrupción ha desvelado la compleja estructura societaria que el comisario Villarejo utilizaba tanto para cobrar grandes cantidades de dinero por sus servicios como para, posteriormente, blanquear dichos fondos. Para ello, el policía pedía a sus clientes que el pago fuera siempre diversificado y a través de cuentas en el extranjero para dificultar su rastreo.  Valga como ejemplo, el dinero que el comisario habría pedido por elaborar Proyecto King, en el que se recogían datos supuestamente comprometedores sobre la fortuna de Gabriel Obiang, hijo del presidente de Guinea Ecuatorial. Según la investigación, el pago de al menos 1,1 millones de euros se habría realizado a realizando depósitos en Panamá y Uruguay a nombre de las sociedades pantalla que Villarejo disponía desde cuentas en Suiza. A su vez, en 2014, de una cuenta de Panamá y de otra de Uruguay salieron 773.000 y 230.000 euros con destina a la trama societaria en España de Villarejo, supuestamente como parte de una compra accionarial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *