El que era hasta la fecha uno de los enigmas del juicio del “procés” lo ha resuelto hoy un guardia civil que intervino en varios registros del 1-O, que ha explicado que Enric Vidal, coordinador de acción política de ERC en Badalona, les contó que había gestionado la cartelería del referéndum porque un tal Toni se lo había pedido y para ello le facilitó un teléfono móvil con un tarjeta prepago. Dicha tarjeta, ha continuado, fue contratada por un tal Antonio Gorda, pero el DNI correspondía a Antoni Molons, que había gestionado el contrato de Civisme de las vías del tren, de manera que los agentes procedieron al registro del entonces secretario de Difusión. Allí se encontró esa tarjeta sim dentro de un teléfono en la habitación de unas hijas de Molons y la cartulina portatarjeta de ese número dentro de una jarra en el mueble del comedor, que era el número que Vidal dijo que le había dado el tal Toni. Los agentes solicitaron más información de ese número a la operadora, que les reveló que había un segundo teléfono contratado también por Antonio Gorda con DNI de Molons. Haciendo uso de repetidores, la Guardia Civil se percató de que las llamadas a uno de los teléfonos están próximas al domicilio y lugar de trabajo de Molons y concluyeron que el segundo teléfono se lo dio Molons a Vidal para que lo usaron entre los dos y lo activara siempre desde su casa de Badalona. Antoni Molons, que renunció a testificar en el juicio por su condición de imputado en otro procedimiento, dependía del departamento de Presidencia, dirigido por Jordi Turull, y fue destituido por el Gobierno de Mariano Rajoy en marzo de 2018 tras ser detenido en el marco la investigación sobre los gastos del Govern para la financiación de la campaña de publicidad del 1-O. Los investigadores sospechan que desempeñó un papel clave en la financiación de las campañas publicitarias, mediante pagos opacos con los que la Generalitat pretendía supuestamente burlar la prohibición del Constitucional de destinar partidas de los presupuestos a la organización del referéndum. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *