No obstante, la toma de posesión efectiva de Borrell en la UE puede tardar aún varios meses, ya que su nombramiento tiene ahora que ser aceptado por el nuevo presidente de la Comisión y avalado por el Parlamento Europeo, que debe dar su visto bueno al conjunto de miembros del Ejecutivo comunitario. Borrell será evaluado además por la comisión correspondiente del Parlamento Europeo antes de que los eurodiputados voten a la Comisión Europea en bloque en sesión plenaria. Ese proceso podría estar terminado, como pronto, en septiembre u octubre y tiene como fecha tope el 1 de noviembre, con tiempo por tanto para que Sánchez pueda ser investido en el Congreso y el Ejecutivo español deje de estar en funciones. No obstante, si la investidura no llega a tiempo, fracasa, o hay que convocar nuevas elecciones, Borrell debería renunciar al ministerio de Asuntos Exteriores antes de asumir el cargo europeo y sus funciones ser asumidas por otro miembro del gabinete, entre los que se encuentra el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Esta misma situación se ha repetido hace poco más de un mes, con la actual presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que abandonó el Ministerio de Política Territorial y Función Pública para presidir la Cámara Baja. Las funciones de ese departamento las ha asumido de forma interina el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *