Camps será el último en declarar de la quincena de personas citadas esta semana por el juez de la Audiencia Nacional dentro de la pieza de Gürtel que abrió para investigar si estas contrataciones irregulares se hicieron por orden de Camps. Ayer, uno de los imputados, Álvaro Pérez, El Bigotes, atribuyó al expresidente valenciano las decisiones sobre los contratos y detalló al juez que Camps le dijo en noviembre de 2008 que daría a la empresa de Gürtel en Valencia, Orange Market, el contrato de Fitur, otorgado un mes después. Sin embargo añadió que no lo hizo en contraprestación por la deuda que Orange Market tenía con el PP valenciano por organizar actos para el partido. También han declarado esta semana el ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa, quien mantuvo su acusación respecto a Camps como conocedor y promotor del sistema de financiación ilegal del partido pero dijo que desconoce si intervino para contratar con Orange Market con motivo de Fitur 2009. Y el líder de la trama Gürtel, Francisco Correa, que se desvinculó de las contrataciones que se investigan en la pieza y dijo que con Camps solo había coincidido en dos ocasiones. La mano derecha de Correa y considerado número dos de la trama, Pablo Crespo, dijo por su parte que no le consta que Camps interviniese en la decisión de adjudicar ese contrato porque él ni participó ni nadie se lo comentó. Con esta nueva imputación, Camps afronta dos causas por corrupción de su etapa al frente de la Generalitat, ésta en la Audiencia Nacional y otra en un juzgado de Valencia relacionada con la visita del Papa en 2006. Recientemente le fue archivada una tercera causa sobre las adjudicaciones del circuito de Fórmula 1 de Valencia. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *