Los Mossos d’Esquadra han logrado resolver este crimen tras algo más de un año de investigación. También han hallado un cadáver enterrado bajo una capa de hormigón mediante la técnica de geolocalización. Tras pasar un mes de la desaparición del hombre albanés, el padre del fallecido vino desde Albania para denunciar la desaparición. Además aseguró que la mujer moldava que denunció la desaparición había sido pareja del desaparecido durante 6 años. También que el teléfono móvil de su hijo lo tiene el hermano de la denunciante. Tras estas declaraciones, los Mossos investigan y localizan al presunto asesino. Saben que pertenece a una banda dedicada al cultivo de marihuana en naves industriales. Es en una de estas naves donde encuentran indicios que les hacen sospechar que pueda encontrarse allí el cadáver del desaparecido. Uno de los miembros de esta banda confiesa el lugar aproximado donde está el desaparecido enterrado en hormigón, y con técnicas de georadar localizan el cuerpo bajo una capa de hormigón de 1 metro. El cuerpo estaba cubierto de cal viva, y el cadáver presentaba un disparo en la nuca. Los mossos pudieron recuperar la bala, pero el arma no se ha localizado. Esta investigación se ha saldado con 12 detenidos, tres de ellos están relacionados con el crimen (entre ellos la mujer y el jefe de la banda); además se han intervenido 28 kg de marihuana. 
Los Mossos explican que al día siguiente de desaparecer el hombre, el jefe de la banda se fue a vivir con la mujer por lo que parece ser el presunto autor del asesinato. Hasta ahora se cree que es un crimen pasional. La mujer había sido prostituta, y el fallecido su proxeneta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *