A estas cuatro personas por el momento se les acusa de nueve delitos de robo con fuerza en bancos, cafeterías, hoteles y empresas en Madrid, Oviedo, Albacete y Zamora. Además de otros de daños, falsificación en documento público y hurto.   La Guardia Civil emprendió la investigación en el mes de febrero tras un atraco en un banco de El Vellón (Madrid) en el que los autores asaltaron un cajero automático de la sucursal con una radial y con mazas. Los agentes lo cotejaron entonces con otro hecho similar ocurrido en Algete (Madrid). En este caso los autores rompieron un cristal de la sucursal bancaria y abrieron la caja fuerte con hachas y mazas, haciéndose así con todo el dinero que había dentro. Estos hechos alertaron a los investigadores de que no era un caso aislado, y de que detrás de los robos quizá podría estar un grupo organizado. Gracias a la información aportada por testigos la Guardia Civil consigió identificar a los cuatro componentes del grupo, de entre 29 y 38 años, así como sus vehículos. Los agentes confirmaron que se trata de un grupo con una gran actividad delictiva, con mucha movilidad geográfica y que además de cometer los robos en sucursales bancarias por el método de la maza perpetraban otros con butrones en establecimientos públicos. La Guardia Civil de Oviedo ya tenían una investigación en curso abierta desde finales del año pasado contra los sospechosos de un robo cometido en una entidad bancaria de Olloniego; en este caso se hicieron con un botín de 188.000 euros. A la hora de cometer estos delitos, a veces utilizaban coches a nombre de personas que nada tenían que ver con el; otras veces sustraían placas de vehículos. Antes de la comisión de sus acciones dos de ellos seleccionaban los objetivos y cuando llegaba la noche se movían por la zona. Cuando habían controlado los sistemas de seguridad y de alarma accedían a las entidades bancarias con mazas y a los establecimientos y empresas haciendo butrones en el techo o en la pared. Cuando estaban dentro del establecimiento abrían las cajas fuertes y los cajeros empleando radiales y hachas hasta que se hacían con el dinero que hubiera en su interior.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *