Torra, junto al conseller de Interior, Miquel Buch, y el jefe de los Mossos, Miquel Esquius, han visitado esta mañana las sedes centrales de la policía catalana en Sabadell (Barcelona) y de los Bomberos de la Generalitat, en Cerdanyola del Vallès (Barcelona). En su discurso ante los agentes, Torra ha expresado su preocupación por los “brotes de violencia fascista”, que a su parecer se están manifestando últimamente de forma “más desacomplejada”, y ha emplazado a la policía catalana a ser garante de la “libertad de expresión, de manifestación, de opinión y de reunión”. “Gracias a vosotros esas manifestaciones serán seguras”, ha aseverado Torra, que ha pedido a la policía catalana que actúe con “lealtad al país y a la sociedad” en el momento “excepcionalmente complejo” actual, tras denunciar que algunos partidos y gobiernos hayan querido situarlos “en el foco mediático” y convertirlos en “moneda de cambio, chivo expiatorio y arma arrojadiza”. Asimismo, el presidente catalán ha emplazado a la policía catalana a actuar “con lealtad al país y a la sociedad” en el momento “excepcionalmente complejo” actual, al tiempo que ha denunciado que algunos partidos y gobiernos los hayan querido situar “en el foco mediático” y convertirlos en “moneda de cambio, chivo expiatorio y arma arrojadiza”. Torra ha expresado su apoyo al exjefe de los Mossos d’Esquadra Josep Lluís Trapero, así como a la intendente Teresa Zaplana, al exsecretario general de Interior Cèsar Puig y al exdirector del cuerpo Pere Soler, a quienes la Audiencia Nacional ha procesado por sedición por su papel en el 1-O. En la misma línea, Buch ha destacado en su discurso el papel de la policía catalana frente a la “amenaza terrorista, las agresiones fascistas y la violencia machista”. Buch no significó que que la violencia fascista no ha registrado muertos desde hace décadas en Cataluña, mientras que el terrorismo y la violencia de género ha causado decenas. Tampoco explicó si por violencia fascista interpreta la actuación de las fuerzas de seguridad el 1-O bajo mandato policial.  Buch explicó ayer en una entrevista en TV3 que la policía catalana investiga el ataque de un grupo de ultras a un casal independentista del barrio barcelonés de Nou Barris, que derivó en una pelea multitudinaria y seis detenidos. El conseller detalló, en cualquier caso, que los “ataques fascistas” han descendido en Cataluña, aunque posiblemente “ahora se habla más”, lo que ha atribuido a que “estamos más “interconectados”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *