Apenas unas horas después de una multitudinaria Diada, donde los políticos secesionistas se han visto arropados por cientos de personas, el PDeCAT tendrá que afrontar un trago algo más amargo y acudir a declarar a la Audiencia Nacional en relación al caso 3%, sobre la presunta financiación irregular de Convergència. Así, el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha citado a los representantes legales de ambos partidos, al estar ambas formaciones imputadas como personas jurídicas en esta causa. En la providencia de citación, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 convoca, a partir de las diez de la mañana, a una “persona representante especialmente designada a tal efecto” por ambos partidos, “acompañada de abogado”. Convergència y PDeCAT, éste último como continuador del primero, están investigados como personas jurídicas por presuntos delitos de tráfico de influencias, cohecho y blanqueo de capitales por una actividad delictiva que, según destaca el juez en el auto de imputación, se sostuvo durante 11 años. Según el magistrado, altos cargos de Convergència habrían puesto en marcha una estructura para financiar ilegalmente el partido, en forma encubierta mediante ‘donaciones’ a fundaciones ligadas a dicha formación, CatDem y Forum Barcelona, en connivencia con empresarios. Los pagos se habrían obtenido como contraprestación por la adjudicación de contratos de obra pública o de servicios, con “vulneración de los principios de legalidad, igualdad y transparencia y en otras simplemente para conseguir mejorar las expectativas de ser beneficiarios de tales contratos”. Según el auto, el monto total de licitaciones comprometidas asciende a 218.759.664 euros; el importe de las adjudicaciones definitivas asciende a 168.706.262 euros, a los que hay que añadir los modificados de proyectos (1.777.626 euros) y las prórrogas (4.539.755 euros), es decir, aproximadamente 175 millones de euros. En cuanto a las donaciones irregulares ligadas a estas adjudicaciones, ascienden a más de un millón. La operativa investigada, afirma De la Mata, “ha estado sostenida en el tiempo sistemáticamente y permanece inalterable, con independencia de los relevos que se puedan producir en las personas integrantes de dichas estructuras.” Como prueba de ello, subraya que los cambios en la estructura del partido no supusieron en ningún caso un cese en la comisión de los hechos investigados, por lo que PDeCAT sería, a ojos del juez, un mero continuador de Convergència para eludir las consecuencias penales que pudiera acarrearle la supuesta financiación ilegal. “La creación del PDeCAT se podría identificar con una mera transformación o incluso con un simple cambio de apariencia, del partido que impulsa su creación, CDC, para eludir las responsabilidades penales en que hubiera podido incurrir”, concluye.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *