En poco más de una semana el tablero político ha cambiado radicalmente. El apoyo del PNV para que el Gobierno sacase adelante los presupuestos le dio al Ejecutivo, el pasado miércoles, un balón de oxígeno para un futuro a corto y medio plazo. La euforia duró poco. La sentencia de Gürtel, tan sólo un día después, ha desembocado en una moción de censura gestada en tiempo récord. Y ha sido el mismo PNV, quien dio su confianza a las cuentas de 2019 presentadas por el Gobierno, el que ahora se la retira a un Mariano Rajoy que no pensaba perder su silla en este impasse. La baza de Rajoy de salir ileso del Congreso estaba en Aitor Esteban, pero éste ha acabado anunciando su apoyo a la moción de censura presentada por Pedro Sánchez.  En esta decisión ha pesado el respeto de Sánchez a los presupuestos. Esto permitirá al País Vasco irse con los 540 millones acordados con el PP bajo el brazo, y, de paso, alejarse de un presidente manchado por la sombra de la corrupción. Sin embargo, fuentes del PP apuntan que bajo esta decisión de los nacionalistas vascos es probable que haya alguna contrapartida más y de mayor calado. Un cambio de los estatutos hacia un modelo confederal podría estar entre esos peajes añadidos. Sánchez ha vuelto ha prometer “puentes de diálogo” y ha dedicado buena parte de su discurso a recabar el apoyo de los nacionalistas vascos, al que invoca como “socio preferente”, y los independentistas catalanes. Por tanto, falta por conocer el coste real de la moción del líder socialista contra el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Un Rajoy al que le quedaría la baza de presentar la dimisión antes de que se produzca la votación, pero eso tampoco evitaría el gobierno del PSOE. Ya no puede convocar elecciones anticipadas, se lo prohíbe el reglamento de la Cámara, al estar en marcha la moción de censura. Sí podría dimitir y con él todo el Gobierno. En ese escenario, el Rey comenzaría una ronda de consultas con todos los grupos y designaría a un candidato a la presidencia, que tendría que obtener el apoyo de la mayoría de la Cámara Era la incógnita principal. Si el PNV apoyaría o no la moción de censura contra Rajoy. Y sí. Sus 5 diputados le darán su respaldo al líder socialista. Con ellos, y si no hay ninguna sorpresa de última hora, el PSOE alcanzaría la mayoría absoluta necesaria con los votos de Podemos y los grupos nacionalistas. El PDeCAT de Torra y Puigdemont ya ha dicho que apoyará a Sánchez. Y Bildu también le dará sus votos, algo que el PP considera una traición a las víctimas de ETA.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *