El objetivo de esta ronda, que continuará el miércoles con las reuniones que mantendrá con IU y Foro, es “construir una legislatura de diálogo y de la búsqueda de acuerdos”, según ha informado el PSOE, que ya dejó a Vox fuera de las conversaciones que mantuvo con el resto de partidos para conformar la Mesa del parlamento regional. El Reglamento de la Junta General fija como requisitos para optar a la Presidencia en la sesión de investidura, que comenzará en la segunda mitad de la próxima semana, que la candidatura se haya presentado al menos veinticuatro horas antes de la celebración del pleno ante la Mesa de la Cámara por al menos cinco diputados. Tras la intervención de los candidatos para exponer su programa de gobierno la sesión se suspenderá después hasta el día siguiente cuando tomarán la palabra los portavoces de los grupos y después se procederá a la votación en la que sólo podrán votar a la candidatura presentadas o abstenerse, pero no votar en contra. Según el Reglamento, si ninguno de los candidatos obtiene la mayoría absoluta, lo que requiere el respaldo de 23 de los 45 parlamentarios que integran la Junta, la votación se repetirá 48 horas después y resultará elegido el que obtenga más votos. Dada la constitución de la Junta General para la undécima legislatura, el candidato socialista, a la espera de si el PP decide optar o no a la investidura, podría resultar elegido en primera votación si sumase a sus 20 escaños el apoyo de Podemos, que cuenta con cuatro, o de Ciudadanos, que dispone de cinco. No obstante, y al margen de la postura que adopten los dos representantes de IU, Barbón sí tendría garantizada la elección por mayoría simple en la segunda votación. De cara a esas conversaciones, el secretario general de Podemos Asturies, Daniel Ripa, ha asegurado que el PSOE busca llegar a una investidura en minoría en segunda votación y que para ello ha “dilatado” la ronda de contactos con el resto de formaciones y la iniciará 37 días después de que se celebraran las elecciones. Esta circunstancia refleja, según Ripa, “el desinterés” de los socialistas por hablar de cuestiones programáticas en unos contactos a los que Podemos acudirá “con la mejor voluntad” dado que los acuerdos con los socialistas “son posibles” como se demostró en el caso de los presupuestos autonómicos de 2019. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *