En la rueda de prensa posterior a la primera Junta de Portavoces del Parlamento regional en esta legislatura, este jueves, Gabilondo ha señalado que, ya desde las elecciones del 26 de mayo, “toda la sociedad visualizó que, a pesar de haber ganado (el PSOE), había una unidad de destino entre PP, Ciudadanos y Vox que podría cuajar algún día”. Por ello, y si bien ha cuestionado que pueda hablarse de “estabilidad” y “moderación” si se cierra ese Ejecutivo de derechas, prevé que aunque “pasan malos ratos y se dicen cosas que es mejor no decirse”, en última instancia no tendrán “ningún inconveniente” para llegar a un acuerdo de Gobierno y promover la investidura como presidenta de la candidata popular, Isabel Díaz Ayuso. Aunque el PSOE ganó las elecciones con 37 escaños, la suma de los diputados de PP (30), Ciudadanos (26) y Vox (12) alcanzaría la mayoría absoluta. No obstante, dado que ni Gabilondo ni Díaz Ayuso han garantizado, de momento, los apoyos necesarios para ser investidos, el presidente de la Asamblea, Juan Trinidad (Cs), ha decidido convocar el miércoles próximo, día 10, un pleno de investidura sin candidato. Si antes de esa fecha alguno consigue reunir los apoyos suficientes, tendría la oportunidad de someterse a una votación de investidura. Gabilondo ha vuelto a criticar la convocatoria de esta investidura sin candidato, puesto que él “estaba dispuesto” a presentarse como aspirante aunque su tentativa tuviera visos de fracasar. “Hubiera sido bueno que se hubiera hecho un debate con un candidato, pero la vida sigue”, ha apuntado. Ha pedido, a su vez, que si finalmente hay algún candidato en condiciones de presentarse a la investidura, sea anunciado “al menos 24 horas antes del momento de la sesión”. Por otro lado, el socialista ha censurado la postura manifestada este jueves por el portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado, de que se reunirá con fuerzas políticas distintas del PP sólo para “explicarles” los acuerdos a los que pueda haber llegado previamente con los populares. “Desde luego, al PSOE no le basta que le expliquen las cosas, sino que quiere participar en las decisiones”, ha protestado Gabilondo, a quien sorprende que Ciudadanos también trate de “comparsa” a Vox pese a que la hipotética coalición entre el partido naranja y el PP precisaría de los votos de la formación de ultraderecha para gobernar. Asimismo, ha aseverado que, en sus repetidos ofrecimientos de negociación hacia Ciudadanos, nunca planteó “un texto cerrado”, y que además lo hizo “sin perder la mano de Más Madrid y de Unidas Podemos”. La mano del PSOE “sigue tendida” hacia Aguado, que según Gabilondo le confirmó por carta que “no apoyaría” su candidatura a la investidura, lo cual, ha precisado el socialista, no es lo mismo que decir “votaré en contra”. Gabilondo también ha criticado a Aguado por celebrar que puede suscribir un pacto “histórico” con el PP cuando lo único que lograría es “que después de 24 años de gobiernos del PP, vuelva lo mismo”. Haya candidato o no en el pleno del día 10, una investidura fallida permitiría que empezara a correr el plazo de dos meses tras el cual, si ningún aspirante la consigue, de inmediato se convocarían nuevas elecciones. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *