Ciudadanos anónimos depositan desde primeras horas de esta mañana ramos de flores en el mosaico de Joan Miró que preside el Pla de l’Ós de la Rambla, donde finalizó el 17 de agosto del año pasado el macabro recorrido de la furgoneta que conducía Younes Abouyaaqoub, que mató allí a catorce personas Con este gesto quieren recordar a las víctimas y mostrar su apoyo a las familias. Como es habitual en estas fechas, el popular paseo barcelonés está hoy abarrotado de turistas que tampoco olvidan que el lugar fue objeto de un atentado yihadista hace justo un año. Junto a los ramos de flores, hay quien ha encendido velas en recuerdo de aquella tarde, en la que se golpeó la céntrica Rambla, la vía más emblemática y concurrida de la capital catalana. En algunos árboles, junto a la parada de metro de Liceu, todavía pueden leerse frases como “No tinc por” o “Mi Barcelona querida nunca sucumbirá al terrorismo”. Agentes de los Mossos d’Esquadra y de la Guardia Urbana recorren, asimismo, esta vía, en la que se encuentra un mercado como el de la Boqueria, con centenares de personas visitándolo diariamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *