Hay retenciones en las grandes ciudades debido a las movilizaciones de los taxistas. En Madrid, la Castellana ha estado parada durante horas debido a las protestas. En Barcelona, toda la familia se ha unido a la huelga y a las protestas, colocando entre taxi y taxi una pequeña piscina para mantener fresquitos a los niños acompañado de una buena comida en la mítica mesa de camping.  También, en Barcelona, se han encontrado con tiendas de campaña en mitad de la carretera como apoyo a la protesta.   En Madrid, se suman a las protestas los repartidores de prensa que han aportado su granito de arena en parar la ciudad. En carretera algunos camioneros también han querido mostrar su apoyo a la huelga.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *