Después de semanas de conversaciones para perfilar unos espacios de diálogo donde abordar el conflicto político en Cataluña, ambos ejecutivos han dado señales de avances en la negociación, para constituir una mesa de partidos, no sólo catalanes sino también de ámbito estatal, con la participación de un “relator” que dé fe de las reuniones y los acuerdos. Esta negociación para la concreción del diálogo coincide con la semana en la que los grupos independentistas en el Congreso debían decidir si plantean o no una enmienda a la totalidad a los presupuestos: ERC la ha presentado ya este martes, mientras que el PDeCAT se ha dado margen hasta el viernes para decidirlo. Detrás de estas diferencias temporales a la hora de presentar las enmiendas a la totalidad, subyace una discrepancia estratégica entre JxCat -grupo del que forma parte el PDeCAT- y ERC. Este martes al mediodía, tras la reunión del Govern, la consellera de la Presidencia y diputada de JxCat, Elsa Artadi, ha condicionado el visto bueno de los independentistas a la tramitación de los presupuestos a que el Ejecutivo central acepte la presencia de una “figura notarial” que testimonie lo que se hable y se acuerde en una nueva mesa de diálogo entre partidos. Poco después, el Gobierno ha abierto la puerta a incorporar una figura con funciones de coordinador, un “relator”, que será “neutral” y elegido de común acuerdo por todas las partes. De hecho, la Generalitat ya ha enviado al Gobierno una primera lista de posibles nombres, que según las fuentes consultadas son de ámbito internacional. Las discrepancias entre JxCat y ERC a la hora de abordar esta negociación se han puesto de manifiesto al término de la segunda reunión de la mesa de diálogo catalana, celebrada en el Palau de la Generalitat y que a partir de ahora se reunirá mensualmente. El presidente del grupo de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, ha advertido de que su partido no retirará la enmienda a la totalidad “si no cesa la represión” contra el independentismo y “hay una concreción” en las mesas de diálogo. Esta enmienda a la totalidad “ha venido para quedarse”, a menos que “cese la represión” contra el independentismo, ha subrayado. Acto seguido, Artadi ha considerado “poco realista” la posición de ERC de condicionar la retirada de la enmienda a la totalidad al fin “de la represión”, ya que ésta, ha recalcado, “no llegará en dos semanas”. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se ha ofrecido como “facilitador” de un acuerdo entre gobiernos y ha asegurado que no ve “ningún inconveniente” en que se constituya una nueva mesa de diálogo con partidos catalanes y estatales, en la que haya una figura que “dé fe” de las reuniones. La presidenta del grupo de Catalunya en Comú Podem, Jessica Albiach, ha destacado el “avance cualitativo” para la creación de mesas de diálogo en Barcelona y Madrid. En la reunión de la mesa de diálogo catalana, en la que han vuelto a estar ausentes Ciudadanos, el PPC y la CUP, el Govern ha desvelado el documento de 21 puntos que entregó a Sánchez el pasado 20 de diciembre, en el que pide “reconocer y hacer efectivo el derecho a la autodeterminación”, una “mediación internacional” y que se apliquen medidas para la “regeneración” del Estado. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *