“No te pido que te pongas al lado del ministro Marlaska. Te pido que te estés al lado de las víctimas, de los huérfanos de ETA que ya no aguantamos más”, manifiesta Cedillo en una carta abierta remitida a los medios de comunicación. Cedillo escribió otra carta al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, tres días después de su toma de posesión y éste le llamó en su primer lunes en el despacho. Ahora se dirige a Casado para felicitarle por su nombramiento como presidente del PP y pedirle que “el reconocimiento como víctimas de pleno derecho” a quienes quedaron huérfanos por los asesinatos de ETA forme parte de su “contrato con España”. “Es urgente que la sensibilidad con las víctimas que en estos días te he escuchado sean algo más que un gesto. Es urgente que el PP que ha tenido estas semanas el mensaje vivo de las víctimas de ETA ahora no lo olvide”. El padre de Cedillo fue asesinado a tiros en Rentería cuando él tenía tres años y Casado uno, le recuerda al líder popular.  Falta de ayuda y reconocimiento a los huérfanos “Fuimos los niños a los que los terroristas arrebataron a nuestros padres y que hoy como adultos tenemos fobias, inseguridades, ansiedades, enfermedades y lastres”, relata Cedillo en su escrito. Convencido de que hay otros temas en los que demostrar que PP y PSOE son partidos diferentes, pide a Casado que haga todo lo posible para que los huérfanos no caigan “en el sumidero del enfrentamiento partidista” y que si Marlaska apuesta por el reconocimiento de los huérfanos como víctimas contribuya con sus propuestas a mejorar y acelerar esa iniciativa; “que lo lideréis sumando”, añade. “Será un triunfo de todos los que sufrimos y el mejor reconocimiento a la memoria de todos los que, como mi padre, dejaron su vida por España”, asegura Cedillo, quien se pone a disposición de Casado para “ayudar a que este nuevo tiempo político sea en el que por fin se cierre la herida fresca del terrorismo desde la unidad”. Ya en 2016, Cedillo denunció ante el Ministerio de Interior su situación y que el atentado contra su padre siguiera “sin juicio y sin sentencia” y fue recibido por el entonces titular del departamento, Jorge Fernández Díaz, quien se comprometió a implicarse “personalmente” en su caso. Su padre, Antonio Cedillo Toscano, murió el 14 de septiembre de 1982 ametrallado por un comando etarra en la zona de las cuevas de Andarbaso, en la carretera de Rentería (Guipúzcoa), en un atentado en el que también murieron los policías nacionales Jesús Ordóñez Pérez, Alfonso López Fernández y Juan Seronero Sacristán.  Lee la carta completa de José Miguel Cedillo a Pablo Casado:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *