La de este sábado es la primera comida en la ermita en la que las féminas portan también el medallón de la cofradía y participan en igualdad de condiciones que los hombres en todas las actividades que promueve esta asociación de fieles, según ha explicado el presidente de la cofradía, Antonio Martín Alén. Una docena de mujeres, en su mayoría familiares de hombres que ya eran cofrades, han sido las primeras en ingresar en una cofradía que se ha visto envuelta en varias polémicas por mantener el veto a la presencia femenina. Hace once años la cofradía “sugirió” a la entonces alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón, y a la subdelegada del Gobierno, Josefa Chicote, que delegaran en hombres su presencia como representantes institucionales en la comida de hermandad. Al año siguiente, debido a las dimensiones que adquirió la polémica, sí se les permitió asistir a esa comida en la que cada año participa un centenar de hombres cofrades, pero se mantuvo el veto a la entrada de mujeres en la cofradía. El pasado verano, un ultimátum del Obispado de Zamora para que todas las cofradías fueran mixtas, llevó a la de Valderrey a aceptar la entrada de mujeres y estos días ellas participan por vez primera en los actos festivos que la cofradía organiza todos los años el fin de semana posterior al Domingo de Resurrección. “Siempre nos hemos mantenido un poco reacios -a la entrada de mujeres- aferrándonos a la tradición”, ha reconocido el presidente de la cofradía. Sin embargo, “todo cambia”, ha declarado para recordar a continuación que en otros tiempos tampoco se permitía a una mujer abrir una cuenta bancaria sin el permiso del marido y hoy en día eso es impensable. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *