Alonso ha pronunciado en el Instituto Seguridad y Cultura de Sevilla la conferencia “Radicalización yihadista en el ámbito familiar: un testimonio en primera persona”, en la que ha explicado cómo una célula islamista captó a su marido, de 41 años. Ha comentado que “si consiguieron captar a mi exmarido con 41 años, ¿qué no podrán hacer con menores y jóvenes que aún están formando su personalidad?”. “Pasé de convivir con un hombre tolerante, amable, extrovertido, integrado perfectamente en nuestra sociedad… A un individuo cuyas creencias pasaban por la crueldad más absoluta, la imposición, la prohibición, sin encontrar salida alguna”, ha explicado. Raquel se dio cuenta de que tenía que actuar ante la transformación de su exmarido, ahora condenado y preso por terrorismo yihadista: “Debía proteger a mis hijos de su propio padre y de sus nuevos amigos a los que llamaba hermanos”. La mujer tuvo que fingir una conversión al islam durante cuatro años para que “fijara su adoctrinamiento” en ella y conseguir así alejar el foco de sus hijos. “El terror es que un día llegues a casa y tu hijo, llorando, te cuente que su padre le ha enseñado unos vídeos en los que decapitaban a unas personas”, ha contado. “Él fue a la mezquita [de la M-30 en Madrid] tras el fallecimiento de su padre; ahí se acercaron los líderes de la célula, captándole y adoctrinándole posteriormente”, explica. ”Me pregunto, si ellos campaban a sus anchas en una de las principales mezquitas de España sabiendo que estaba vigilada, ¿qué no ocurrirá en otras ilegales que se encuentran en locales y garajes y que son desconocidas por las fuerzas de seguridad?”. Según afirma, su exmarido comenzó a imponer su religión en casa y “cambió su vestimenta, su forma de tratarnos y pasó del cariño a la agresividad y crueldad, fue como empezar a convivir con un desconocido” -ha indicado. “Mi infierno –ha narrado– acabó el 16 de junio de 2014, con la detención de todos los integrantes de la célula, entre los que se encontraba mi exmarido, en el marco de la operación Gala”. Raquel, que narra su experiencia en el libro Casada con el enemigo, ha recalcado que “es responsabilidad de todos involucrarnos para prevenir” y ha incidido en un aspecto que para ella, tras su traumática experiencia, es fundamental: “Debemos poder seguir viviendo en libertad, bajo nuestro Estado de derecho y nuestras costumbres, porque el miedo sólo nos paraliza; y, sobre todo, debemos tomar conciencia de que esta lucha es de todos”. 

Total
0
Shares
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related Posts
Read More
De acuerdo con los datos publicados este miércoles por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, el…
Read More
“Comparece el presidente de la Generalitat pasadas las 00.15 horas de la madrugada para valorar los incidentes violentos…
Read More
Esta es la imagen, colgada por el presidente del Gobierno. Su mesa de trabajo con un mensaje infantil…
Read More
“Son tres joyas espectaculares”, ha explicado el experto en joya antigua y director de la joyería Bárcena, Ernesto Gutiérrez,…