Ante estos hechos, que han dificultado escuchar a los oradores, la parroquia de Alsasua -precisa en un comunicado la oficina de prensa del arzobispado de Pamplona- “lamenta la utilización de la iglesia para fines al margen de su misión pastoral”. Explica que un grupo de jóvenes ha entrado en la iglesia parroquial al finalizar la misa de las 11.00 y por la escalera del coro han accedido al campanario, “sin conocimiento de los sacerdotes de la parroquia, que estaban en la sacristía”.  El boicot a campanazo limpio ha desatado la polémica en redes sociales donde muchos mensajes criticaban que la Iglesia les hubiera dejado acceder al campanario. “En el campanario se han encerrado desde dentro y han comenzado a bandear manualmente las campanas”, dice, y puntualiza que “la Policía Foral ha entrado seguidamente en la iglesia y después de desatrancar la puerta de acceso al campanario han subido al mismo y han procedido a identificar a los jóvenes”. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *