En torno a las 17:49 horas, según ha informado la Subdelegación del Gobierno en Málaga, ha comenzado el descenso de los mineros y, según las previsiones, el tiempo requerido para su tarea es de unas 24 horas, aunque dependerá del tipo de material con el que se encuentren. Los mineros desplazados desde Asturias excavarán de forma manual una galería horizontal de cuatro metros de longitud para conectar el túnel a una profundidad de 72 metros con el pozo donde se cree que cayó el menor. Los integrantes de la brigada, que bajarán por el túnel vertical de dos en dos, permanecerán haciendo los trabajos durante unos 30 ó 35 minutos, tras lo que serán relevados por dos compañeros y así sucesivamente para alcanzar el objetivo deseado. La bajada de los mineros se realiza en el interior de una cápsula construida expresamente para el rescate y que está dotada de un rodamiento para evitar fricciones con la superficie del tubo. Un total de veintiséis personas, de los que ocho son de la Brigada de Salvamento Minero, diez guardias civiles -ocho especialistas de montaña y dos de actividades subacuáticas- y ocho bomberos del Consorcio Provincial, participan en la operación. Los trabajos de esta brigada han comenzado este mediodía después de que concluyera el acondicionamiento de la plataforma desde la que se accede al túnel vertical, y una vez que la pasada madrugada concluyó el proceso de entubado de este túnel. “Ningún minero se queda en la mina, y Julen en estos momentos es un minero”, ése es el espíritu de la brigada, según ha afirmado a Efe el delegado del Colegio de Ingenieros de Minas del Sur en Málaga, Juan López-Escobar. Tras aludir al lema del colectivo minero, ha explicado que estos operarios consideran hoy “como un día más en la mina, con la ilusión de sacar a un niño”. “Pase lo que pase, siempre sacan a un minero”, ha destacado López-Escobar en referencia a esta brigada con más de cien años de historia. Ha añadido que este sondeo se ha efectuado muy cerca de un talud casi vertical para acercarse al pozo donde está el menor, y había que evitar que cualquier desprendimiento produjera un daño irreparable. Totalán acogerá esta tarde, a partir de las 20.30 horas, una vigilia “para que Dios obre ese milagro y le dé fuerzas a los mineros, a Julen y a sus padres”, ha anunciado Juan José Cortés, padre de Mari Luz, la niña asesinada en Huelva en 2008. Cortés, que acompaña a la familia del menor, ha afirmado a los periodistas que los padres de Julen “están fuertes, afrontando este último tramo con mucha fuerza” y “no han perdido la esperanza en ningún momento”. También ha apuntado que están “molestos e indignados por todas las injurias, calumnias y basura que se está arrojando a través de algún medio de comunicación, que manchan la imagen de los medios en España y hacen daño a la familia”. “Han vertido una información totalmente falsa, es incierto lo que se ha dicho y se tomarán medidas judiciales contra los medios de comunicación y las personas que han vertido en las redes sociales injurias y mentiras contra la familia”, ha advertido Cortés. Ha pedido que se tenga en cuenta que “Julen todavía no ha aparecido y esto le hace mucho daño a la familia” y ha rogado el “máximo respeto”, porque “es una familia que tiene a su hijo metido en un pozo desde hace once días y todavía no lo han sacado”. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *