De momento, según ha informado el Consorcio hasta el momento se han abierto 812 expedientes por daños, aunque se prevé que la cifra se pueda elevar a los 2.000. Por su parte, la estimación del coste de reparación de las carreteras de la región la ha avanzado el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, durante la visita que han realizado este martes a San Mateo (Los Corrales de Buelna), donde el riesgo de un argayo ha obligado a evacuar a varias familias. En un encuentro con periodistas, Revilla ha reconocido que la situación por las inundaciones en Cantabria es “muy complicada” y ha apuntado que si sigue lloviendo como señalan las previsiones en los dos próximos días se seguirán produciendo desprendimientos. Sin embargo, ha subrayado que el Gobierno tiene a “muchísima gente” trabajando por todas las zonas afectadas y ha recordado que ayer ya se abrió el acceso a Polaciones, mientras que ha reiterado que la situación más grave sigue siendo la que se vive en Ruente, con el valle de Cabuerniga dividido por el corte de la carretera. Ha anunciado, además, que su Ejecutivo va a poner a disposición de las familias evacuadas de sus casas en San Mateo (Los Corrales de Buelna) por la amenaza de un desprendimiento de tierra en la ladera de un monte, ocho viviendas públicas en Arenas de Iguña para que se alojen el tiempo que sea necesario. Revilla ha explicado que en estos momentos hay un equipo de expertos de Universidad de Cantabria compuesto por ingenieros y geólogos estudiando la situación de la ladera del monte donde el pasado sábado se produjo un desprendimiento de tierra en la localidad de San Mateo. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *