Sobre las 6 menos cuarto de la mañana el agresor ha llegado a la comisaría de Cornellà, ha llamado varias veces al timbre y ha asegurado que quería poner una denuncia. La mossa que se encontraba en la entrada le ha abierto y ha salido a recibirle. Entonces el hombre la ha amenazado con un cuchillo de grandes dimensiones y han forcejeado. El sargento de guardia ha acudido en su ayuda pero no han podido reducirlo y la agente, viendo en peligro su vida, lo ha abatido a tiros.  El hombre ha entrado con una “voluntad claramente homicida y predeterminada para agredir a la agente y acabar con su vida”, ante lo que la policía ha utilizado su arma de fuego para salvar su integridad.Así han relatado lo ocurrido los mossos en una multitudinaria rueda de prensa celebrada hoy. Rafael Comes, Comisario General de Investigación Criminal, ha asegurado que se trata de un “inequívoco atentado terrorista”. Si bien, creen que no se trata de un acto premeditado con mucho tiempo sino más bien espontáneo, con poca preparación, “sin trabajo de campo”. También ha descartado cualquier relación con la célula de Ripoll. Comes no ha querido especificar el número de disparos que ha recibido el argelino y ha alegado que hay secreto de sumario y no podía desvelar la información. La jueza ordena incautar el arma policial La juez de guardia de Cornellà (Barcelona) ha encargado pruebas de balística y ha ordenado la incautación del arma con la que la mossa d’esquadra ha abatido al hombre. Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), la titular del juzgado de instrucción número 2 de Cornellà, que estaba de guardia esta mañana, ha ordenado las primeras diligencias para aclarar lo sucedido, aunque será la Audiencia Nacional quien asuma la investigación ante las sospechas de que el fallecido pretendía perpetrar un ataque terrorista. La juez de guardia ha ordenado incautar el arma de la agente, con el propósito de examinarla, y ha encargado a la policía un informe de balística para averiguar con exactitud las circunstancias en que el atacante ha sido tiroteado, la distancia a la que se encontraba y el número de disparos recibidos. Asimismo, como medida de protección, la juez ha ordenado acordonar el edificio donde residía el atacante y ha conminado a los vecinos a abandonar sus viviendas para poder inspeccionar el inmueble con seguridad, ante el temor de que pudiera haber explosivos en su interior. La juez de Cornellà ha formalizado además el levantamiento del cadáver del atacante, en el interior de la comisaría de los Mossos d’Esquadra donde ha muerto. La magistrada ha puesto los hechos en conocimiento del juzgado central de instrucción de la Audiencia Nacional, que dirigirá la investigación y adoptará las diligencias que crea oportunas en el marco de la causa.  El Ministerio del Interior ha decidido mantener el nivel 4 reforzado de alerta antiterrorista tras el ataque y ha activado un protocolo de medidas de autoprotección complementarias para los agentes. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *