Madrid, 23 may (EFE).- Los pacientes que sufren epilepsia y los médicos que la tratan han pedido hoy, en la víspera del Día Nacional de esta enfermedad, que se investigue más para conseguir en el futuro un fármaco que permita curar esta patología que padecen entre 400.000 y 700.000 personas en España. Es una de las reivindicaciones de la Federación Española de Epilepsia (FEDE), cuya presidente, José Luis Domínguez, en rueda de prensa, ha pedido avanzar en el tratamiento de la enfermedad y seguir visibilizando a las personas que la padecen para acabar con la estigmatización. Ese es el motivo de la campaña online “Da la cara por la epilepsia”, una acción que ha desarrollado la federación, con la colaboración de la farmacéutica Eisai, que permite que personas con o sin la enfermedad puedan prestar su imagen para normalizar la enfermedad. La web wwww.dalacaraporlaepilepsia.com es la plataforma de lanzamiento para combatir la discrimación hacia los enfermos, como lo es la hija de la vicepresidenta de FEDE, Charo Cantera, y además la sufre de forma refractaria, es decir que la tiene activa, sigue sufriendo crisis, aunque toma medicación. Su hija tiene ya 30 años, pero a los siete meses ya apareció la epilepsia con una crisis, que precedió a muchas otras por las que ha tenido que estar hospitalizada. La hija de Charo está en ese 30 % de pacientes con epilepsia refractaria (entre 120.000 y 200.000 españoles) y por tanto necesita más ayuda y que aumente la investigación: actualmente hay entre 20 y 30 investigaciones en España frente a las cerca de 3.000 que hay sobre el alzhéimer. “Nos parece bien que se investigue sobre todas las enfermedades neurológicas, pero -ha agregado Cantera- la epilepsia sigue siendo la hermana que dejan a un lado”. No obstante, el panorama actual, según el doctor Jesús Porta, director general de la Fundación del Cerebro, es positivo, pero hay que seguir trabajando para mejorarlo y, entre los retos de futuro, está la estimulacion a través de electrodos en distintas zonas del cerebro, que podría permitir controlar las crisis y sobre todo desarrollar fármacos que curen la enfermedad. Una persona sufre epilepsia si ha tenido varias crisis. No es epiléptica aquella que por ejemplo es diabética y tiene una crisis convulsiva debido a una hipoglucemia u otra a la que le sucede un episodio similar por llevar tomando cocaína tres días y estar sin dormir. Pero las crisis repetidas no son sólo los síntomas que pueden llevar a sospechar de la enfermedad. Llegar al diagnóstico a veces se hace difícil porque hay muchos tipos de epilepsia, “un síntoma de muchas enfermedades distintas”, según Porta. Están las llamadas ‘crisis de ausencia”, que suele ocurrir en los niños y que se piensa que tienen bajo rendimiento escolar; niños que en clase comienzan a parpadear deprisa, dejan de escribir y luego siguen escribiendo. Las que vienen acompañadas con una sensación de hormigueo que comienza en las manos y continúa en la cara o las ‘crisis nocturnas’, las que tienen personas que viven solas y no se enteran que les ha ocurrido para que se hayan levantado con la lengua rota. En este sentido, médicos y pacientes piden desterrar falsos mitos, como el que cuando una persona sufre una crisis sea necesario colocarle algo en la boca “para que no se la trague o muerda”. Es incluso contraproducente. Lo mejor es colocarles en posición lateral. EFE

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *