Varias semanas de negociaciones secretas. Por un lado, los fiscales Fernando Maldonado y Teresa Duerto. Por otro, los abogados defensores de los empresarios Sergi Alsina y Josep Tous. Estos dos últimos, imputados en este polémico caso de tráfico de influencias y soborno, se negaron a firmar el acuerdo que Oriol Pujol y su esposa, Anna Vidal, habían  suscrito inicialmente con fiscalía. Un acuerdo que obligaba al hijo del ex presidente de la Generalitat y ex secretario General de CDC  a ingresar un tiempo indeterminado en prisión pues asumía una condena pactada de 2,5 años de cárcel siempre que su esposa recibiera una condena que no implicase su ingreso penitenciario.   Alsina dijo que no Aquel acuerdo incluía que el empresario Sergi Alsina, hasta ahora  amigo intimo de Pujol, también ingresaría en prisión al ser la propuesta-oferta del fiscal de 2,5 años. El resto de imputados en este turbio asunto de concesiones irregulares de la ITV recibirían penas por debajo de los dos años de cárcel. Alsina se plantó. Su amigo Tous le apoyó.  Alsina no firmó e impugnó el acuerdo. A pesar de los recursos presentados por la fiscalía, el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya le dio la razón al imputado y decidió que todos debían correr igual suerte y que, por lo tanto, no se podían concebir unos hechos delictivos acreditados en los que unos fueran los acusados (Alsina y Tous) mientras que el resto, entre ellos Oriol Pujol y esposa, fueran a juicio como meros testigos una vez asumida las penas del acuerdo pactado. El fiscal no quiere juicio  Estrella Digital ha podido saber que las negociaciones se han reiniciado y están a punto de concluir en acuerdo. La fiscalía no quiere celebrar ese juico, un caso que ya da por amortizado y con una victoria para la historia sin tan siquiera haber jugado unos minutos de partido: la foto del pequeño de los Pujol ingresando en la cárcel. Por eso, y contra su inicial criterio, Anticorrupción ha ofrecido entrar en el pacto a Alsina y a Tous. Para que ello pudiera cuajar, la Fiscalía ha rebajado la pena para Alsina (para muchos el gran conseguidor y pieza clave de esta trama) de 2,5 años a 2 años, lo que implicará su no ingreso en la cárcel. Para Tous, la fiscalía prepara “arreglos” en otras diligencias que nada tienen que ver con las ITV y por las que está igualmente imputado. No habrá juicio y una sola prisión Así, si como parece en breve se rubrica el acuerdo, no habrá juicio para nadie aunque sí una única comparecencia de escasos minutos en la que todos los imputados reconocerán los hechos y su participación en los mismos ante el tribunal. Tras ese acto, la sala de la Audiencia procederá a dictar una sentencia de acuerdo con los términos del pacto suscrito con la fiscalía.  Oriol Pujol, cabeza de turco de esta historia de corrupción política que nació como un  fleco del “caso Pokemón”, tendrá entonces cinco días para elegir prisión y, una vez ingresado, dependerá del juez de vigilancia penitenciara decidir cuando empieza a beneficiarse de permisos o del tercer grado. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *