Así lo ha indicado este miércoles José Pérez García, consejero delegado de Recyclia, entidad administradora de los sistemas colectivos de responsabilidad ampliada de productores de equipos eléctricos, electrónicos, pilas y luminarias, a través de las fundaciones Ecopilas, Ecofimática, Ecoasimelec, Tragamóvil y Ecolum. Para alcanzar estas cifras, la entidad gestora ha ampliando su red de recogida hasta superar los 55 000 puntos, de los cuales 37 318 están destinados a la recogida de pilas (1780 más que en 2017) y 21 560 para aparatos electrónicos (2865 nuevos). De todas estas entidades, el director de Recyclia ha destacado la labor de Ecopilas, fundación encargada de la recogida de pilas y baterías, que ha duplicado el volumen gestionado en el pasado ejercicio hasta alcanzar las 6213 toneladas de estos residuos, frente a 3033 de 2017. Desde 2008, la fundación ya ha recogido más de 30 000 toneladas de pilas y baterías domésticas, industriales y de automoción, de las cuales 2538 toneladas fueron de uso doméstico, una cifra equivalente al 41 % de las puestas a la venta y “tan sólo cuatro puntos por debajo del 45 % exigido por la normativa”. El pasado año, la fundación Ecofimática recicló 4400 toneladas de aparatos ofimáticos y de impresión, y la fundación distribuyó 291 nuevos puntos de recogida en 2018, contabilizando en la actualidad 8191. En este sentido la entidad puso en marcha en 2018 ‘Tragatóner/Tragatinta’, un iniciativa para la recogida de cartuchos de tóner y tinta para impresoras, cuya gestión es “obligatoria desde el pasado agosto”, y que culminó con la recogida de 37 510 kilogramos de este tipo de residuos ofimáticos en 824 puntos desplegados en centros comerciales, empresas, edificios públicos y puntos limpios. En cuanto al reciclaje de residuos de iluminación, Pérez García ha señalado la actividad de Ecolum, fundación medioambiental adherida a Recyclia desde 2016 y que ha logrado gestionar en el último ejercicio 3235 toneladas de luminarias gracias a sus 5808 puntos de recogida, 897 en 2018, un 11% más que el año anterior. En 2018 las fundaciones de Recyclia aglutinaron a 1551 fabricantes e importadores de aparatos electrónicos y pilas, que en conjunto ponen en el mercado uno de cada dos aparatos profesionales, dispositivos informáticos y pequeños electrodomésticos. García ha recordado que los paneles solares y las baterías de coche eléctrico, “serán considerados residuos en un futuro próximo”, lo que en sus palabras representa una “un mercado con perspectivas de crecimiento”. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *