La reunión ha empezado a las 17:50, con cinco minutos de retraso sobre la hora prevista, y ambos líderes han posado sonrientes para los medios de comunicación mientras hablaban entre ellos, antes de sentarse a la mesa redonda en la que se desarrollan estos encuentros en el Congreso. El PP ratificaba ayer mismo que no solo no va a facilitar la investidura de Sánchez con una abstención, sino que la iba a “dificultar” como líder de la oposición, ya que se considera la única alternativa de Gobierno y no una partido “bisagra”, como puedan ser otras formaciones. Ya en su último encuentro, el pasado mes de mayo en la Moncloa, Casado trasladó a Sánchez su negativa a abstenerse e invitó a que lo haga Ciudadanos para que el nuevo Ejecutivo no dependa de los votos de los partidos independentistas. Un mes después mantiene esta misma postura, aunque suponga ir a una nueva convocatoria electoral porque el PP “no puede participar ni por activa ni por pasiva en un Gobierno del que no se sabe qué va a salir” y con el que mantiene diferencias “troncales”, según el secretario general de los populares, Teodoro García Egea. Casado tiene previsto plantear a Sánchez los mismos acuerdos que en la reunión que mantuvieron en agosto del año pasado, tras convertirse en líder del PP, sobre materia económica y fiscal, así como en el ámbito territorial y para la aplicación del artículo 155 en Cataluña. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *