Sánchez ha llegado a las 09.15 horas al Centro Cultural Volturno de la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, acompañado por su esposa, Begoña Gómez, para ejercer su derecho al voto. Después, y en medio de los gritos de varias decenas de personas que le aclamaban como “presidente, presidente”, Sánchez ha confiado en declaraciones a los medios en que sea una jornada electoral “lo más tranquila posible” y sin ningún tipo de sobresalto. “Y, sobre todo, que los españoles participen con una mayoría muy sólida para que el mensaje que se envíe sea un mensaje contundente, claro, de qué es lo que queremos para los próximos cuatro años”, ha insistido. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *