Agentes de la Policía Local de Sevilla, han detenido en la noche del miércoles a Ángel Boza, un miembro de “La Manada”, por sustraer supuestamente unas gafas de sol del Corte Inglés y atropellar a los vigilantes de seguridad cuando trataban de darle el alto en el parking del centro comercial. Poco después, agentes de la policía turística de Sevilla han interceptado en la Avenida Menéndez Pelayo a Boza cuando conducía su vehículo. El detenido fue sorprendido por los vigilantes que vieron por las cámaras de seguridad del centro que estaba robando unas gafas de sol. Los agentes de seguridad privada lo persiguieron hasta los aparcamientos del centro comercial donde tenía estacionado su vehículo. No atendió las indicaciones de los vigilantes, todo lo contrario: siguió adelante y golpeó a los dos vigilantes con el vehículo, que resultaron lesionados y precisarán asistencia médica aunque su estado no reviste gravedad. Los responsables del centro comercial comunicaron lo ocurrido a la Policía Local, que localizaron el coche y al detenido circulando en las inmediaciones de los Jardines de Murillo de la capital. Además, según fuentes policiales, Ángel Boza tiene suspendido temporalmente el permiso de conducción por un juzgado de lo Penal de Sevilla, lo que supone un delito contra la seguridad vial. Su abogado, Agustín Martínez, que también lo defiende en el caso de abusos sexuales contra una joven en los Sanfermines, defiende su presunción de inocencia. La familia de Boza le ha comunicado que sí tiene el carné de conducir en vigor. Ángel Boza fue condenado a 9 años de prisión por abusos sexuales de una joven en los Sanfermines con cuatro de sus amigos. Es el más joven del grupo y el que aquella noche besó a la chica antes de introducirla en el portal donde ocurrieron los abusos sexuales. Actualmente todos ellos se encuentran en libertad provisional con medidas cautelares.  El detenido ha pasado a dependencias policiales. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *