L’Hospitalet (Barcelona), 23 may (EFE).- Diego Armando Maradona y unas gemelas telequinéticas fueron protagonistas de algunas de las transgresoras campañas promocionales del festival Sónar, de la mano de su codirector Sergio Caballero, quien ha recuperado en una exposición 70 piezas e imágenes icónicas utilizadas en su creación. El Centro de Arte Tecla Sala de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) es el lugar que el Festival Internacional de Música Avanzada, Creatividad y Tecnologa, Sónar, ha elegido para ofrecer esta relectura de su memoria visual, una muestra que se abrirá mañana al público. Bajo el título “Ni flyers ni pósters. 25 años de imagen del Sónar”, Sergio Caballero ha distribuido en diez salas las 70 piezas que, como el título de la exposición indica, no son una recopilación de los carteles de las 25 ediciones del Sónar, sino obras creadas especialmente para la ocasión a partir de la imagen proyectada por el festival en este cuarto de siglo. Sergio Caballero, responsable de las sucesivas campañas, recupera en esta exposición su faceta de artista plástico y expone vídeos, instalaciones, esculturas, fotografías y documentación que permiten apreciar los temas recurrentes de su universo artístico, según ha señalado hoy la comisaria de la muestra, Amelie Aranguren. Así, la sala dedicada a la campaña Sónar 2002, que protagonizó Maradona, muestra fotografías que no llegaron a utilizarse y el e-mail que enviaron al futbolista para convencerle y en el que le explicaban, entre otras cosas, que “un festival basado en las nuevas tendencias necesita una imagen que se adelante a su tiempo”. Para Sergio Caballero, adelantarse a su tiempo significa simplemente “no dejarse llevar por las tendencias, sino por la intuición”. Con esta premisa, el artista ha creado imágenes irónicas y, en ocasiones, provocativas, muy alejadas de las asociadas habitualmente a la música electrónica, que cuestionan y trastocan la realidad del espectador y desafían su memoria. Sólo en los primeros años trabajó con el diseño gráfico de moda que ofrecían los primeros ordenadores Mac y el Photoshop, pero en 1997 ya rompió esquemas con una campaña protagonizada por los padres de los directores del festival, fotografiados de vacaciones en la Costa Brava fuera de temporada. A partir de ahí, el frío, el viaje, el voyeurismo, la taxidermia, la familia y el humor han sido algunos de los temas que han marcado las diferentes campañas promocionales. Especialmente famosas se hicieron dos parejas de gemelas con poderes paranormales de la campaña de 2000, que en la exposición aparecen en forma de escultura. También toman forma de esculturas los emoticonos Caca, Pirámide, Olla y Pollo Cola, de la campaña del año 2009, así como los fantasmas de habla rusa que peregrinaron por Santiago de Compostela el año 2010. Fantasmas y estafadores son figuras recurrentes en la obra de Sergio Caballero, razón por la que ha decidido organizar tres visitas especiales, en las que el público será guiado por el Dioni, protagonista de la campaña de 2005, los dos fantasmas del 2010 y los enanos del 2012. Algunas de estas imágenes levantaron polémica en su día, como las de las modelos con bolsas de plástico en la cabeza, “que algunos quisieron ver como muestra de maltrato, aunque esa no era la intención”, recuerda el artista. En todo caso, Sergio Caballero ha asegurado que él no busca la provocación, “aunque a veces surge”, y ha añadido que “la censura es mucho peor ahora que en los años ochenta porque en las redes te machacan por cualquier cosa”. A pesar de ello sigue trabajando con total libertad y está muy satisfecho con la imagen de 2018, en la que 35 artistas sintetizan su música para transmitirla al exoplaneta Luyten Star b, con la esperanza de comunicarse con los extraterrestres. EFE rod/hm/ram

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *